Cómo aliviar el dolor de espalda por frío

La espalda es una de las partes del cuerpo que más presión recibe, y es precisamente por eso por lo que es una de las zonas propensa a sufrir molestias. Ahora bien, ¿cómo aliviar el dolor de espalda por el frío?

Este es uno de los motivos más frecuentes del dolor de espalda en invierno, y es que las bajas temperaturas pueden llevar a sufrir dolores musculares debido a las contracturas que se producen cuando nos encogemos por el frío. Al hacerlo, los músculos del cuerpo se contraen involuntariamente, lo que hace que seamos más propensos a calambres o espasmos que provocan rigidez en los músculos de la espalda, dando lugar a contracturas en esa zona.

Esta situación se puede dar en ocasiones muy comunes como, por ejemplo, salir a la calle poco abrigados, dormir sin pijama o ir en moto sin estar adecuadamente abrigado o cuando hay temperaturas muy bajas.

Pero ¿qué podemos hacer para aliviar el dolor de espalda por frío? Sigue leyendo, porque en este artículo compartimos contigo algunas recomendaciones.

Consejos para aliviar el dolor de espalda por el frío

Una vez que nuestra espalda se ha contracturado por el frío, es importante atender la molestia lo antes posible para poder recuperarnos y hacer vida normal, ya que las contracturas pueden llegar a ser muy dolorosas si no se tratan a tiempo.

A continuación, compartimos algunos consejos útiles para aliviar el dolor de espalda por frío:

Aplica calor en la zona 

Aplicar calor en la zona te ayudará a mejorar la rigidez muscular que se produce debido a una contractura, ya que una temperatura un poco elvada favorece el aporte de sangre en la zona y contribuye a relajar la musculatura contraída.

Para aplicar calor en la zona afectada, se recomienda el uso de compresas de calor o de bolsas de agua, lo que te permitirá hacerlo de forma localizada y efectiva.

Eso sí, es importante que se vigile constantemente la temperatura de la compresa o bolsa de agua porque, una vez fría, perderá el efecto. Se recomienda  una aplicación del calor de unos 15 minutos seguidos de un descanso.

Date un baño o una ducha caliente

Al igual que funciona aplicar calor en la zona con una bolsa de agua o una compresa húmeda, optar por una ducha caliente es también una buena opción para relajar la musculatura y aliviar el dolor de espalda por frío.

Incluso será mucho más efectivo una inmersión en agua caliente durante un buen rato, por lo que si tienes bañera en casa no dudes en utilizarla.

Aplica un analgésico local en la zona

También puedes aplicar un analgésico de uso tópico para aliviar el dolor de la zona contracturada y reducir las molestias.

Reflex Spray es un analgésico de uso tópico en formato spray para aplicar directamente sobre la piel, que proporciona alivio al dolor de espalda leve producido por contracturas musculares y molestias articulares.

Reflex está indicado para adultos y niños a partir de 12 años y su uso es muy simple, solo deberás pulverizar el spray una vez en la zona afectada de 3 a 4 veces al día según el grado de molestias.

Sus componentes se absorben rápidamente a través de la piel, aliviando las molestias efectivamente. Si el dolor no mejora o empeora tras 7 días de tratamiento, consulta al médico.

Masajea la zona donde tienes la contractura

Realizar algún que otro masaje en la zona afectada ayuda a relajar los músculos y a aliviar el dolor, especialmente, si el masaje es dado por un especialista.

Es cierto que tú podrás masajear la zona de la espalda donde tienes la contractura para aliviar la presión pero, si tienes la oportunidad, siempre será mejor que visites a un especialista que te ayude a acabar con las molestias.

Abrígate adecuadamente para no empeorar la contractura

El hecho de tener dolor de espalda por frío y que se haya generado una contractura, no te libra de que esta empeore e incluso de tener otra.

Es por eso por lo que siempre se recomienda mantener el cuerpo bien abrigado en la época de frío para no empeorar la contractura existente.

Cómo prevenir una contractura de espalda por frío

A pesar de que en ocasiones es inevitable, puedes seguir una serie de pautas que te ayudarán a prevenir una contractura en la espalda, ya sea por frío o por cualquier otro motivo:

  • Mantén siempre una buena postura para evitar la sobrecarga muscular, especialmente si trabajas todo el día sentado, en cuyo caso se recomienda usar una silla de calidad que ofrezca un adecuado soporte a la espalda. Si el caso es que trabajas todo el día de pie, recuerda apoyar correctamente tus pies para distribuir el peso de tu cuerpo y evitar cargar la espalda.
  • Practica ejercicio con regularidad para mejorar el tono muscular, especialmente si tienes antecedentes de molestias en la espalda. Actividades como la natación o el pilates son altamente recomendables.
  • Si vas en bici o en moto no dejes ninguna zona al descubierto durante el invierno.
  • Estira bien la musculatura de la espalda antes de realizar cualquier tipo de actividad física, esto te ayudará a reducir la posibilidad de contracturas y molestias tras la actividad física.

Si, a pesar de seguir estos consejos, el dolor de espalda por frío empeora o no mejora al cabo de unos días, se recomienda consultar al médico.

 

Reflex Spray solución para pulverización cutánea es un medicamento de Reckitt Benckiser Healthcare, S.A. Lee las instrucciones de este medicamento y consulta al farmacéutico. No aplicar antes de los 12 años, ni sobre heridas ni mucosas.